18.8.09

Gastroenteritis amorosa

Luego de una cena con ínfulas románticas, decidió ponerse a lavar los platos en vez de proseguir en el mismo tono hacia el dormitorio.

La justificación ante el reclamo arrojó por la borda cualquier resabio de líbido: "así aprovecho y hago la digestión".

7 comentarios:

Madie dijo...

Me encanta este blog, Leo. Convivo hace algunos meses con mi novio y es divertido ver las situaciones de otra persona que vive lo mismo que yo... pero del otro lado :P
¡Qué divertido sería si mi novio se hiciera un blog así! Jaja!
Te reebanco!!!

Besoooo! :D

PD: Fijate que en tu perfil está el otro blog "Escenas de un vida conyugal"... supongo que pasaste todo a este porque comparte las primeras entradas. Casi te pregunto en qué se diferenciaba uno con otro hasta que me di cuenta :P

Madie dijo...

Ahora que leí todas las entradas me doy cuenta que no es "del otro lado". Por lo que contás, me siento mucho más identificada contigo. Qué loco que también pase al revés :P

LeO dijo...

Sí, aunque parezca mentira me dicen mucho aquello de que yo soy una nena en esta relación, eh.
Cuando nos juntamos con parejas amigas, vos podés creer que hago catársis con las minas? De no creer!



PD: Gracias por el dato del perfil, ya está arreglado.

Madie dijo...

Jajaja, conste que yo no dije que vos sos la nena! Simplemente que no es "común" ver la situación a la inversa :D

pmc27 dijo...

Uhh... a mi también me dicen que soy la mina de mi relación.

Pero ella también, o sea que soy lesbiana.

maru dijo...

Eso LeO, digamos no a los "lugares preestablecidos" en una relación!

Ahora a lo interesante, en qué consistió la cena?

LeO dijo...

si mal no recuerdo, era sushi con motivo de alguna fecha importante...

vos decís que todo se justifica con que el pescado crudo fermenta rapidito?