25.1.11

La casa más famosa de la Argentina

Cada vez que llego a mi casa escucho a Jorge Rial o Peluffo de fondo.
Cuando no, hay algún boludo COMPLETAMENTE DESCONOCIDO llenando la pantalla y alguien opinando sobre su insulsa vida.

YO no sé dónde ni cuándo pusieron las cámaras, pero estoy seguro que gracias a la afición de ELLA, casi somos parte de Gran Hermano.
Cuando la nominen, YO soy el primero en llamar para que se vaya.

5 comentarios:

elpibedesistemas dijo...

Un consejo? no tengas tele. Evita el "ver algo porque hay que ver algo". Cuando te pinta ver algo lo ves si querés, cómo querés, cuándo querés... la magia de internet.

La gente no se da cuenta el tiempo que gasta estando totalmente al pedo viendo algo que realmente no quiere ver pero "es lo que hay".

Saludos!
El Pibe de Sistemas

Rocío dijo...

El horror!!!

No entiendo a la gente que se engancha viendo a un par de desconocidos encerraditos en una casa. Encima, aceptemoslo, ninguno de ellos tiene una vida muy interesante. Son solo un grupo de descerebrados haciendo las boludeces que le dice la producción que haga.


Ufff...

Avisá a qué número tenemos que llamar que llamamos para votar que se vaya la tele del hogar.

LeO dijo...

Pibe, estoy con vos: volaría el cable y solo me quedaría con internet y su inagotable fuente de series y películas.

Pero si ELLA se entera que puede ver GH por internet, se interna 24 horas!



Rocío, es una muy buena opción la de nominar a la tele directamente. Cuando pase por el confesionario lo consideraré.

Roger Borratint dijo...

Algún día ella se va a ir de joda con las amigas y vos te vas a quedar solo. No te vas a dar cuenta en qué momento, pero de golpe vas a prender la tele y vas a pispear a ver si no se fue fulano, o qué dicen de mengano, o qué corno pasó con perengano.

Si te pasa eso quiere decir que el sistema te quebró y de eso no hay retorno.

A mí no sé qué me parece peor, si ver Gran Hermano, o si hacerse el intelectual defenestrándolo. No sé en qué vereda ubicarme sinceramente. El programa en sí por suerte (o por desgracia) no me genera la menor intriga ni curiosidad.

Salud.

eMe dijo...

Vi la primera vez que se hizo y nunca más nada. Me alcanzó y me sobró. A estos descerebrados no me obligan a verlos ni con la orden de un juez.
Eso sí, si armamos un GHBlogger, vamos todos!!! (y les gano, obvio ;))