1.8.10

Suspensión de confites

Mi mamá asistió a un casamiento por civil, luego del cual nos contó muy entusiasmada: "La jueza les dijo medio en chiste que se podían casar si los dos conocían por lo menos donde quedaba la cocina".
Tomó aire y remató: "¿Podés creer que se dieron vuelta todos para mirarme a mí? Claro, porque saben que en su caso no se cumple."


Como podrán imaginarse, la anécdota tuvo repercusiones dispares en los diferentes oyentes de la misma.

8 comentarios:

eMe dijo...

No entendí.
Qué tenían que darse vuelta a mirar a su mamá?

No, no entendí.

Roger Borratint dijo...

La confusión proviene de la elección de las palabras "en su caso". Se refería al caso de Don LeO y ELLA.

Don LeO es quien cocina, y ELLA no sabe donde queda la misma.

Imagínese ese comentario de una suegra. Yo la mato.

jajaja, saludos!

Roger Borratint dijo...

Ah, y una cosa más... por favor urgentemente corrija el grosero error de ortografía del título. No lo quiero volver a ver, por favor!!

LeO dijo...

Listo.
Botón.

eMe dijo...

Horrible...

Roger Borratint dijo...

Soy deleznable, lo sé.

eMe dijo...

Eso también, sí

Sofía dijo...

jajajaja