17.11.09

"Santos Calzones, Batman"

La única diferencia que debería haber entre un pantalón y un calzoncillo es cuál se usa arriba de cuál (salvo los super héroes).

Todavía no entiendo por qué me insisten con que hay que lavar los calzones a mano en la ducha y me reprimen al querer incluirlos en la bolsa de ropa sucia con destino de Laverap.

Porqué no se pueden lavar los pantalones en la ducha me resulta (bastante) más comprensible...

6 comentarios:

Madie dijo...

Jajaja, yo se lo reprimo a mi novio. Sé que quizás no tiene sentido, pero me parece un horror dar los calzones sucios a otro para que te los lave... (no así la ropa, por eso digo lo del sentido, jeje).
Además es repráctico, lo podés hacer en la ducha o después de que te bañás, lo colgás y listo!

LeO dijo...

Ahora que lo pienso tenés toda la razón! Desde mañana mismo suspendo el lavadero y lavo todo en la ducha!

A lo mejor tengo que empezar a tomar baños de inmersión...

Rogelio Borratintas dijo...

Los calzones están en contacto con las partes púdicas. Es lo que más limpio tiene que estar. El pantalón se lava únicamente si se usa para trabajar. Sino directamente se usa hasta que se rompe (por desgaste o por exceso mugre).

Madie, tu postura no me parece suficientemente fundada, porque no es que le estás dando los calzones a la condesa de Chicoff (o como se escriba)... Es gente que labura de eso. No se van a horrorizar por ver un calzón. Si me decís que clavaste bruta palometa, ok, te puedo llegar a bancar, pero sino no lo apruebo en lo más mínimo!!!

Salud.

eMe dijo...

No che, es un asco mandar los calzones al laverap, a que otro los tenga que agarrar y meter en el lavarropas, NO DA!!!

Tampoco da lavarlos en la ducha, el agua caliente le afloja los elásticos, vio?

LeO dijo...

Era el agua caliente?
Yo estaba seguro que había que ir cambiándolos después de 15 años de orgullosa compañía... me quedo más tranquilo, gracias.

Diego dijo...

Yo hago lo mismo che. La ropa interior la lavo yo, el resto a la lavandería.

Lo hago más por una cuestión de respeto hacia la señora que lava, que por una cuestión de intimidad mía o algo así (tampoco es que mis calzones sean desagradables eh)