20.7.09

Redondo, redondo, barril sin fondo

¿Quién iba a creer que la pizzera y la bacha de la cocina iban a tener EXACTAMENTE el mismo diámetro?

Ya de lejos se adivinaba que las 2 eran redondas, pero solo cuando se empezó a llenar de agua la bacha y la pizzera insistía en quedarse pegada al fondo, notamos el milagro geométrico.


Una cuchara, una cucharita, el abrelatas, una espátula, cinta scotch, dos cuchillos, una pala para pizza y media hora después, lo que podría haber sido causal de divorcio se convirtió en una muy divertida anécdota.

Como no todo puede ser perfecto, con sumo dolor anunciamos la prematura muerte de la palita para pizza: quedó hecha mierda en cumplimiento del deber.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Nunca mejor relatado...

Un momento único e impresionantemente divertido...

La puta madre, estaba linda la espátula para pizza.

Dos dijo...

me mato "el milagro geometrico" jua